google.com, pub-4699229853675998, DIRECT, f08c47fec0942fa0

LA TRAMA DE LA HISTORIA

La trama es lo que sucede en tu historia, el problema que se tendrá que solucionar antes de que llegue el final.

Esa pregunta principal, esa que resume de lo que trata tu historia es la trama principal.

Cada suceso que pase, cada escena, cada capítulo, cada diálogo, debe de estar inclinado hacia el camino para responder tu pregunta central.


La trama se divide en tres partes: un principio, un medio y un final. Cada parte debe de tener un objetivo, un propósito, algo que siempre vaya orientado a la pregunta principal. Se debe estar bien estructura y desarrollada cada parte, esto evitará que el lector se distraiga con preguntas como ¿qué sucedió antes de esto? ¿cómo llegaron los personajes a ese lugar?.


El comienzo de tu novela es la parte más importante, aquí tienes que lograr atraer bastante la atención del lector para que quiera seguir leyendo. Presentas a tu héroe, villano y la pregunta central de la historia. Un prólogo es una buena herramienta para presentar los tres elementos de una forma sutil e interesante.


El medio es esa parte donde tienes que complicarle la vida a tu héroe lo mas que puedas. Una de las reglas de Pixar para escribir historias dice "uno ama más al personaje por lo que hace y no por lo que logra", debes de ponerle un sin fin de obstáculos, que cada vez sean de mayor nivel, a tu protagonista. Aquí puedes desarrollar diferentes subtramas pero sin descuidar que todas te lleven a resolver la trama principal.


El fin, la parte donde tu historia concluye. Tu pregunta principal es resuelta por los protagonistas. Muchos escritores dice que el final siempre es la mejor manera de empezar tu libro, ya que esto te ayuda mucho al momento de escribir el medio porque sabes hacia donde se dirigen tus personajes.


FORMAS PARA AUMENTAR LE TENSIÓN EN LA TRAMA


Recuerda que tu protagonista tiene un objetivo, pero para lograrlo debe recorrer un largo camino que esté lleno de problemas y obstáculos que no lo dejen conseguirlo.


Algunas formas para aumentar la tensión en tu historia:


  • Crea personajes secundarios que solo le den problemas al protagonista

  • Crea peligro físico

  • Que solo tenga cierto tiempo para lograr lo que quiere

  • Recuerda al lector lo que se debe lograr




 

©2020 por Escritos Por La Tarde.