google.com, pub-4699229853675998, DIRECT, f08c47fec0942fa0 google.com, pub-4699229853675998, DIRECT, f08c47fec0942fa0

ESOS DÍAS GRISES

Suena la alarma como todos los días, estiras tu brazo para desactivarla y pedir cinco minutos más.


Te sientas en el colchón pensando que será un gran día --Es viernes, que podría salir mal-- piensas, mientras buscas tus pantuflas para levantarte y comenzar con esas 24 horas de existencia que esperan por ti.


Todo va normal en tu rutina hasta que en un solo segundo, en una sola mirada, en un solo momento tu día da un giro de 360° sin siquiera avisarte para por lo menos prepararte moralmente para el golpe.


Todo lo que ves a tu al rededor te resulta escaso. Viendo todas las personas que pasan a tu lado con un propósito en su día, harán algo, y tú solo estas buscando una razón para no caer en lo más profundo de ese abismo emocional del que cada vez puedes escapar menos.


Estar rodeada de ojos y sonrisas falsas pero sentirte pérdida en un desierto desolado.


Ahogar ese grito incontenible que tarde o temprano saldrá en un rayo de palabras nunca dichas.


Esas horas que pasan lentamente y terminan con un rió incontenible corriendo por tu almohada. Mientras piensas ¨mañana será un gran día¨.

2 vistas0 comentarios
 

©2020 por Escritos Por La Tarde.