google.com, pub-4699229853675998, DIRECT, f08c47fec0942fa0 google.com, pub-4699229853675998, DIRECT, f08c47fec0942fa0

El miedo...

Ese sentimiento que te hace retroceder, te hace decir "no" cuando realmente quieres decir "si".

Esa sensación de creer que no vale la pena porque terminaras fracasando, el horror de solo pensar que podrían decir los demás.

Todos esperan que lo logre pero y ¿si no puedo?

¿Y si fallo?

La presión social es uno de los factores en provocar que renunciemos por no tener garantizado una victoria asegurada.


Miles de oportunidades se presentan y en eso tu peor enemigo entra en tu cabeza para controla tu cerebro y te hace decir que "no".


Estas acostumbrado a realizar las mismas actividades todos los días, sin perder ningún detalle, pero se te presenta algún suceso inesperado y tu mundo se derrumba porque no estabas listo para eso. Prefieres evadirlo, olvidar y regresar a tu misma serie de cosas por hacer.


Te esfuerzas por hacer lo que te apasiona, soñando que algún día esa puerta que necesitas se abrirá y cuando por fin llega ese momento dices "no", te das la vuelta y te vas.

Las oportunidades se presentan una vez, si no las aprovechas el tiempo no va a regresar para darte de nuevo ese chance que necesitas.


Elige en ese momento, piensa rápido, actúa.


Si no funciona y esa puerta se cierra, más adelante se abrirá otra.


O es que acaso quieres pasar toda tu vida pensando ¿Que hubiera pasado?

3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
 

©2020 por Escritos Por La Tarde.